Aparato musculoesquelético



Hay una infinidad de alteraciones del sistema musculoesquelético. Afortunadamente la mayoría de estas disfunciones pasan desapercibidas por todos nosotros, puesto que los seres vivos nos caracterizamos por tener una capacidad de adaptación sorprendente.

Todos solemos preocuparnos a partir del momento que sentimos dolor, es el medio que nuestro cuerpo tiene de obligarnos a parar y prestar atención a una región del cuerpo que nuestro sistema nervioso estima que tiene un problema, llegados a este punto lo principal es buscar una solución a dicho problema, arreglándolo cuando sea posible, o mejorándolo cuando no se pueda hacer mejor.

El resultado final no solo va a depender de la patología inicial si no de la respuesta que le demos.
Cuanto antes aceptemos el problema, busquemos soluciones, nos involucremos en el proceso y lo afrontemos con serenidad y optimismo tanto mejor sera el resultado.




La fisioterapia es un medio de tratamiento eficaz en muchos casos, algunos típicos son:
Tendinitis, tendinosis, sinovitis, esguinces, contracturas, ciatalgias, problemas discales, dolores articulares, desgarros musculares...